Un diario internacional llamó a Macri "idiota insensible de clase alta"

Internacional 13 de octubre de 2019 Por
El periódico de finanzas inglés Financial Times realizó una dura crítica al presidente argentino.
http---com.ft.imagepublish.upp-prod-us.s3.amazonaws.com-a984e928-eb6b-11e9-aefb-a946d2463e4b

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, sonó casi disculpándose cuando se dirigió a una multitud en el corazón de la región vitivinícola Malbec del país, para presentar su caso por otro mandato.

“Todos sabemos que los últimos tiempos han sido difíciles, especialmente el último año y medio. . . pero quiero decirte que te he escuchado y he entendido, he tomado nota y he comprendido ".

"Ahora viene algo diferente", agregó, prometiendo un cambio de enfoque.

Pero todo sugiere que el "algo diferente" reservado para Argentina es el principal oponente de Macri; Alberto Fernández, un peronista de izquierda compartiendo boleta con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Es el favorito absoluto para ganar las elecciones el 27 de octubre.

Un segundo año consecutivo de recesión, una fuerte devaluación del peso, un rescate récord de $57 mil millones del FMI, el aumento de la pobreza y el empeoramiento del desempleo serían graves para cualquier candidato que busque la reelección. Pero para un vástago de una de las familias más ricas del país, son especialmente tóxicos. De ahí la contrición del señor Macri.

La multitud de clase media de unos pocos miles reunidos en una plaza en la ciudad de Mendoza vitoreó obedientemente y agitó pancartas con el lema de la campaña "Sí, se puede" mientras el presidente se abría camino a través de un discurso mudo que duró apenas 20 minutos, con su voz fallando a veces. Su esposa Juliana Awada, vestida de negro de diseñador, le puso una mano reconfortante en el hombro, exudando la elegancia millonaria sin esfuerzo que le valió una aclamación "mejor vestida" de Vogue. Un drone se cernía sobre él recogiendo imágenes para usar en las redes sociales. El acto de calentamiento fue cortesía del hijo de un barón de la soja.

Es probable que nada en la manifestación disipe la imagen de Macri como un hombre muy rico que no está en contacto con las dificultades económicas que enfrenta la mayoría de la población bajo su gobierno.

El golpe de gracia a la vacilante campaña de Macri se produjo con una elección primaria a nivel nacional el 11 de agosto. Considerado ampliamente como un barómetro exacto de las intenciones de voto, los resultados mostraron que el presidente perdió por un enorme margen de 16 puntos porcentuales frente a Fernández.

Casi de la noche a la mañana, la campaña de Macri se desinfló. Los inversores se asustaron ante la perspectiva de un retorno peronista al gobierno y abandonaron los activos argentinos, lo que provocó una caída en el mercado de valores y otra gran caída en el valor del peso. La credibilidad ya maltrecha de Macri recibió otro golpe cuando el gobierno se vio obligado a posponer los pagos de la deuda interna e imponer controles de cambio.

Los empresarios tenían grandes esperanzas en Macri cuando asumió el poder, pero muchos perdieron la paciencia después de los repetidos errores de su administración en la economía. "Este es uno de los peores gobiernos de la historia, mucho peor de lo esperado", enfureció un alto banquero con sede en Buenos Aires. "Nuestras expectativas eran tan altas que el choque ha sido mucho peor: es como caerse del piso 25 de cabeza".

Las encuestas de opinión no pudieron predecir la gran derrota de Macri en las primarias, por lo que sus predicciones de una rotunda victoria para Fernández se están tratando con precaución. Pero, sin embargo, es difícil encontrar a alguien en Buenos Aires que crea que Macri, hijo de un desarrollador de propiedades multimillonario, se dirige a otra cosa que no sea una gran derrota.

"La percepción ahora es que Macri es un idiota insensible de clase alta y no entiende nada", dijo Luis Tonelli, presidente del departamento de ciencias políticas de la Universidad de Buenos Aires.

El personal de prensa de Macri dice que no dará entrevistas a los medios de comunicación internacionales durante la campaña y que sus colaboradores cercanos no estaban dispuestos a hablar. En privado, algunos admiten que ya se están preparando para la vida fuera del gobierno cuando finalice su mandato en diciembre.

Macri pudo superar la falta de carisma y habilidades oratorias débiles para ganar una segunda vuelta en las elecciones presidenciales de 2015, en parte porque los argentinos estaban hartos del gobierno anterior, que estaba sumido en escándalos de corrupción y dejando atrás una economía caótica.

Hizo algunos avances en la lucha contra la corrupción y la mejora de las instituciones, impulsando leyes que permiten negociar y aumentar el control sobre el financiamiento de la campaña, así como hacer que la licitación de contratos públicos sea más transparente.

Pero en la economía, Macri se presentó en 2015 como el candidato del futuro, prometiendo que su equipo de tecnócratas competentes solucionaría los problemas económicos de Argentina. Ahora, habiendo fallado significativamente en hacerlo, está recurriendo a una apelación a valores como la tolerancia y la democracia que tienen poca resonancia más allá de su base de clase media.

"Su estrategia electoral es totalmente errónea", dijo un consultor político con sede en Buenos Aires. “No está haciendo lo que debería estar haciendo: atacar al candidato de la oposición de frente. Ni siquiera menciona a la oposición ".

Mendoza, una ciudad próspera de 930,000 habitantes en el oeste de Argentina, debería ser territorio natural de Macri como un bastión del partido Radical, uno de los miembros de la coalición Cambiemos gobernante de Macri. Sin embargo, la impopularidad del presidente es tal que los radicales ganaron las elecciones de gobernador el mes pasado al realizar una campaña que evitó cualquier mención del presidente.

No obstante, la gentil multitud de Mendoza no había perdido por completo la esperanza. "Estamos haciendo esto por nuestro país", dijo Sofía Mulero, una mujer bien vestida con gafas de sol de diseñador de los años setenta y envuelta en una bandera argentina. "No queremos volver al pasado".

"Debemos poner fin a esta cultura de desprenderse del estado", intervino su amiga Marta Ruiz. Norma Nicolai, un tercer miembro del grupo que se describió a sí misma como una mujer de negocios, prometió desesperadamente que abandonaría el país para ir a España si Macri pierde. "Ya he vendido mi casa", dijo.

Fuente

Boletín de noticias