Para Gómez Alcorta el ataque a su estudio tiene fines políticos

Política 09 de enero de 2018 Por
La abogada de Milagro Sala se refirió a la intimidación que recibió.

ANTE EL ROBO EN LAS OFICINAS DEL MOVIMIENTO DE PROFESIONALES POR LOS PUEBLOS (MPP)

Este martes, cuando mis compañerxs y colegas llegaron a nuestras oficinas, en las que funciona el MPP y mi estudio jurídico, se encontraron con que durante la noche ingresaron personas y revisaron o revolvieron documentación relativa a causas vinculadas con Derechos Humanos. También se llevaron computadoras que contenían información en estos mismos términos.

Esta situación es preocupante, ya que el espacio del que formamos parte se aboca a este tipo de causas, y hoy nos vemos perseguidos con métodos como los que utilizaban en la última dictadura militar. Máxime cuando se trata de las oficinas en las que se encuentra los datos y la información que uso para defender a Milagro Sala, la primera presa política del macrismo, entre otrxs casos.

Es preocupante que a casi 42 años del inicio de uno de los capítulos más oscuros de la historia argentina tengamos que seguir soportando el accionar de quienes hoy se creen impunes, en un contexto en el que los genocidas condenados pueden acceder a la prisión domiciliaria; en el que una mujer es atropellada por un Ford Falcón mientras protesta frente a la casa de Miguel Etchecolatz; y que, mientras sus compañeros y compañeras se manifiestan, son fotografiados desde el interior del hogar de ese asesino. Pero este hecho, lejos de amedrentarnos, nos afirma en la tarea de luchar contra la impunidad y por una sociedad justa.

Hoy, que los medios de comunicación se esfuerzan por ocultar este tipo de situaciones y generar la ilusión de un país que se encuentra en el mejor de los rumbos, necesitamos más que nunca de la ayuda para difundir lo sucedido. Los Derechos Humanos son una conquista de los pueblos. Hoy, igual que ayer, nuestra tarea es luchar por ellos.

#NuncaMás