La revista Forbes destrozó a Macri: "El barco se está hundiendo"

Internacional 25 de septiembre de 2018 Por
Luego de la renuncia de Luis Caputo, el popular medio de finanzas emitió un lapidario informe sobre la economía argentina en su edición internacional.

Caputo realizó las declaraciones habituales a la prensa, agradeciendo al presidente Mauricio Macri por ponerlo a cargo. Pero lo que parece más claro para el mercado es que Caputo se ha quedado sin dedos para enderezar el Titanic de Buenos Aires. El barco se está hundiendo.

Guido Sandleris, un secretario de política económica y académica asumirá el control en el Banco Central. Se espera que la política monetaria se mantenga sin cambios. Para algunos observadores argentinos cercanos, esto es parte del curso. Esto puede bajar muy rápido desde aquí.

Macri invitó al Fondo Monetario Internacional a regresar a Argentina en mayo. El país se estaba quedando sin dinero. Pero traer al FMI es como firmar un deseo de muerte política. El Fondo es increíblemente impopular en América Latina y en Argentina en particular, el hogar del marxista anticolonial Che Guevera. Macri tiene que entregar el mejor paquete del FMI que haya tenido Argentina. Para hacer esto más comprensible para los lectores estadounidenses, es como la Maldición del Bambino. Los Medias Rojas de Boston solo pudieron romper la maldición al vencer a los Yankees de Nueva York y ganar la Serie Mundial. El FMI es similar. El programa de Macri tiene que funcionar, o él es pan tostado.

El lunes, Macri prometió en Bloomberg TV a los tenedores de bonos que su país no incumplirá.

Pero con una economía en la cuneta y un pronóstico de crecimiento cero para el próximo año en un escenario de caso base, la reelección de Macri en 2019 está en serios problemas. ¿Cómo puede un país sin crecimiento obtener suficientes impuestos para mantener las luces encendidas y las facturas pagadas? Incluyendo el servicio de la deuda a las entidades extranjeras, seguramente para atraer al electorado que absolutamente sentirá que se está yendo sin pagarle a los prestamistas extranjeros.

Gran parte de esta crisis actual se asemeja a la Argentina de 2001, al menos políticamente. Al llegar a ese año, el presidente Fernando de la Rúa tenía una calificación de aprobación de aproximadamente el 75%. En el otoño de 2001, declaró un estado de emergencia que condujo a luchas internas entre el gobierno peronista a cargo. El ala izquierda de los partidos de la coalición Peronista convocó huelgas generales contra los recortes gubernamentales. De la Rúa estuvo en la calle dos meses después, dando paso a una colección de presidentes que se haría cargo de su puesto solo para renunciar unas semanas después. El resultado condujo a la elección de Néstor Kirchner y más tarde su esposa Cristina, ahora una senadora bajo investigación en el escándalo de "Cuadernos".

Argentina es un completo desastre.

Los rendimientos de los bonos se elevaron como un cohete. Es poco probable que el peso se mantenga estable por mucho tiempo.

Para salvar su futuro político, Macri tendrá que hacer duras concesiones. Esas concesiones pueden incluir controles de precios y una reducción de los recortes planeados en los gastos del gobierno.

Argentina es una economía cibernética atrapada en su propia Guerra Fría. Es una parte del mercado libre occidental, una parte del comunismo soviético dependiente del gran gobierno para mantener a una gran parte de la población que vive a las afueras de Buenos Aires y en las provincias más pobres del interior. Macri está tratando de respaldar la porción del mercado de esta economía modelo híbrida, al tiempo que elimina la porción controlada por el Estado. Al hacerlo, el titular del Banco Central se ha visto obligado a elevar las tasas de interés a un crecimiento del 60% para frenar la inflación que rondan el 40%. Lo que sucede es el doble de la inflación de los años de Cristina Kirchner.

Caputo dice que renunció por "razones personales" y agregó que cree que el acuerdo con el FMI curará a Argentina de sus enfermedades pasadas y restablecerá la confianza del mercado en el país.

Algunos especuladores creen que Caputo renunció porque Argentina necesita aún más dinero del FMI.

"Si la historia sirve de guía, la economía argentina y su liderazgo político pueden explotar en cualquier momento" escribieron en twitter para presentar la nota.

Link a la nota original: https://www.forbes.com/sites/kenrapoza/2018/09/25/argentina-could-unravel-fast-as-central-banker-jumps-ship/?utm_source=TWITTER&utm_medium=social&utm_content=1798445804&utm_campaign=sprinklrForbesMainTwitter#59b4087418e5