La emotiva anécdota sobre Néstor Kirchner de un ex funcionario de su gobierno

Política 28 de octubre de 2018 Por
Miguel Nuñez, quien fuera vocero del ex Presidente, contó una emocionante historia para homenajearlo en el aniversario de su muerte.
44904944_1997971303628854_1550177813091319808_n

Cada tanto, cuando volvíamos de un viaje al interior, mi Vieja nos estaba esperando en la explanada de la Casa Rosada, con un táper entre sus manos, escoltada por los Granaderos.
—Les traje algo para comer. Comieron algo? —preguntaba mi Vieja.
—Si, Martha, comimos en el avión —respondía Néstor.
—Si, mamá...
—Seguro que comieron? —insistía mi Vieja.
—Si, Martha, en el avión comimos... —repetía Néstor. 
—Sí, mamá...
—Ustedes no comen bien. Están muy flacos. Se tienen que alimentar mejor. Ustedes no se cuidan. Ustedes se tienen que cuidar. —rezongaba mi Vieja.
—No, Martha, pero en el avión nos dan de comer —reiteraba Néstor.
—Si, mamá...
—Acordate siempre de los jubilados! No te tenés que olvidar de los jubilados —ordenaba mi Vieja.
—Siempre me acuerdo de los jubilados... —contestaba Néstor.
—Si, mamá...
—Acordate siempre de Perón y de Evita! —exclamaba mi Vieja.
—Siempre me acuerdo de Perón y de Evita —afirmaba Néstor.
—Si, mamá...
—Seguro no quieren comer algo? —volvía a preguntar mi Vieja.
—No, Martha, seguro —agradecía Néstor.
—Si, mamá...
Si fuera por ella, la conversación podía llegar a extenderse en el mismo tono durante toda la tarde. Llegaba un momento que Néstor me miraba reclamando auxilio. Y yo lo miraba reclamando compresión, como diciendo: que querés que haga, es mi Vieja!
Hace ya ocho años, una mañana mi Vieja me llamo por teléfono:
—Cómo que se murió Néstor, hijo...
—Si, mamá...
Y nos quedamos un largo rato sin decir nada, lagrimeando en silencio. Seguro que hoy mi Vieja me volverá a llamar.