El Papa Francisco recibió a veteranos de Malvinas

Internacional 26 de febrero de 2019 Por
Un grupo de ex combatientes de Malvinas trabajan para repatriar una imagen de la Virgen que estuvo en la isla durante el conflicto en 1982 y ahora se encuentra en Londres. Le pidieron al Papa que él regrese la estatuilla a su país

“Santidad, venga a la Argentina con esta Virgen, venga de la mano de los veteranos de Malvinas en septiembre del 2020”. La solicitud llenó de emoción al Papa, quien se emocionó hasta las lágrimas por el proyecto. Se lo presentaron un grupo de ex combatientes, a quienes recibió hace unos días en el Vaticano. Su sueño es repatriar una imagen de Nuestra Señora de Luján presente en la isla durante el conflicto bélico de 1982 y que se encuentra en una capilla militar de Londres. Anhelan que sea el mismo Francisco quien la lleve de regreso a su país.

“Creemos que nuestra misión como hombres que padecieron el horror de la guerra es decir que no hay camino que la paz. Si los hombres que combatieron en el mundo generan paz, sus líderes van a tener que escuchar. Todos buscan excusas políticas e históricas para llegar a la guerra, pero también la guerra es un negocio y creemos que nosotros tenemos una responsabilidad ante esta situación”, explicó Marcelo Sánchez sobre los motivos que lo llevaron hasta el Vaticano, para proponer el peculiar proyecto de repatriación directamente al Papa.

El también director de la Gaceta del Veterano de la Guerra de Malvinas encabezó un grupo de nueve ex combatientes que llegaron hasta el Aula Pablo VI, donde participaron en la audiencia pública del pontífice el 20 de febrero. Él formó parte del Regimiento de Infantería Mecanizada número 6 que defendió el Puerto Argentino ante las tropas británicas.

Antes de viajar a Roma, el grupo estuvo en París donde sostuvo encuentros con la Federación Mundial de Veteranos de Guerra. Allí se redactó un documento a favor de la paz. Ese mismo texto se entregó al Papa, junto con el proyecto de repatriación de la Virgen y una réplica de la histórica placa con la frase “Soldado argentino sólo conocido por Dios”, dejada en el Vaticano.

Cuando Jorge Mario Bergoglio vio a los veteranos se interesó especialmente en ellos. Sánchez le mostró una foto de un encuentro de ellos, años atrás en Luján. El Papa lo reconoció inmediatamente. Entonces, el ex combatiente quiso abrazarlo y, por unos momentos, ambos estuvieron cabeza con cabeza.

“Santo Padre, necesitamos que nos de una mano para trabajar por la paz, tómenos como prenda de paz, aquí tiene el proyecto de repatriación, venga a la Argentina con esta Virgen, venga de la mano de los veteranos de Malvinas en septiembre del 2020”, exclamó Sánchez, en ese momento. 

Luego, el pontífice se dio cuenta que otros ex soldados eran parte de la comitiva pero habían quedado atrás, en segundo plano. Pero él quiso saludarlos igualmente, por eso se dirigió hacia donde estaban rompiendo el protocolo. Allí le acercaron un mate, la típica bebida argentina, y él tomó tranquilamente.

El encuentro, si bien fue breve, captó la atención de los miles de fieles presentes en el Aula Pablo VI. Y esto propició otro encuentro inesperado. Así lo contó a este sitio web Oscar Cunello, referente del Museo de la Memoria y quien estuvo presente en la audiencia.

“Lo más emocionante que nos pasó fue cruzarnos con un ex combatiente británico, que se acercó donde estábamos nosotros para felicitarnos por lo que había pasado, nos abrazamos y nos dimos cuenta que en realidad en su momento éramos enemigos y ahora ya no, buscamos por intermedio de la paz llegar a la cordialidad entre dos bandos que estuvieron enfrentados. Se acercó con miedo, porque pensó que podíamos tener una reacción mala. Lo abrazamos, nos sacamos fotos con él y la mujer nos agradeció, estaba emocionada que hayamos aceptado porque él quería saludar a los ex combatientes argentinos”, dijo.

Otro veterano, Alfredo Páez Quiroga, explicó detalles del proyecto para repatriar a la Virgen. Señaló que esa estatuilla, de considerable tamaño y moldeada en cerámica, peregrinó por Malvinas en 1982 junto con los sacerdotes que atendían espiritualmente a las tropas argentinas. Hace tiempo, el grupo “La fe del centurión” la descubrió en una capilla militar inglesa y ahí empezaron las negociaciones.

Alfredo Páez Quiroga es ciudadano del partido de Merlo, un municipio del conurbano bonaerense y participa del proyecto "Mis huellas en Malvinas" por el cual jóvenes de ese distrito viajarán a las Islas Malvinas durante este año.

Reconoció que el proyecto “no es tan sencillo” por se trata de un acuerdo que deben alcanzar las cancillerías británica, argentina y la Santa Sede.

“Es nuestro sueño que vuelva y que peregrine por todo el país. Queremos llevar ese mensaje de paz y quién mejor que el Papa para acompañarnos. Nosotros se lo dijimos y él se emocionó hasta las lágrimas, aunque no respondió”, abundó.

Los ex combatientes aceptaron que la empresa resulta casi imposible. En casi seis años de ministerio petrino Francisco ha evitado sistemáticamente viajar a la Argentina y no tiene en sus planes cumplir pronto una visita apostólica por Sudamérica. Pero ellos asumen el desafío y advierten que, en su país, el pontífice es víctima de un trato injusto.

Así lo resumió Marcelo Sánchez: “Entendemos como veteranos de guerra que el Papa está siendo tironeado por dos sectores políticos; unos se enojan porque en una foto sale serio, los otros se enojaron antes por otras cuestiones. Tenemos que dejar que el Papa sea Papa, y no que sea de una fracción política, se llame como se llame. Él es, quizás, el argentino más importante que pase a la historia y lo estamos tironeando por cuestiones internas; creo que eso no es justo y tampoco es conveniente para nuestro país”. 

Fuente