Lapidaria nota del Financial Times contra el Gobierno de Macri

Internacional 22 de abril de 2019 Por
En una nota titulada "La creciente pobreza de Argentina plantea preguntas difíciles para el FMI" el medio especializado en finanzas planteó el duro escenario que atraviesa el Gobierno y la posibilidad del regreso de Cristina.
Captura de pantalla 2019-04-22 a la(s) 19.34.02

Durante meses, Beto Marron se enfrentó a un terrible dilema: podía pagar su alquiler y el rápido aumento de las facturas de servicios públicos, o podía poner suficiente comida en la mesa para su familia de cuatro. No podía permitirse hacer ambas cosas.

La decisión se tomó sola cuando fue expulsado de su hogar en las afueras de Buenos Aires a fines del año pasado, obligando a su familia a salir a la calle.

“Esto me está chupando la vida. "¿Cuándo terminará esta pesadilla?", Preguntó el joven de 37 años mientras rebuscaba en un basurero desbordante en un distrito de clase media de la capital de Argentina.

La misma pregunta puede perseguir al presidente Mauricio Macri, así como al FMI, que continúa expresando su apoyo total para él después de su récord de rescate de Argentina por 56.300 millones de dólares en medio de una crisis monetaria el año pasado.

Desde entonces, un abrupto salto en la inflación ha desencadenado un alarmante aumento de la pobreza que es mucho mayor de lo que los funcionarios y los mercados esperaban. Esto está amenazando las perspectivas de reelección del Sr. Macri, quien una vez tranquilamente aseguró a los votantes en el camino de la campaña que extinguir la inflación sería "fácil".

También está planteando preguntas sobre el innovador programa de austeridad del FMI en Argentina, que ha puesto un énfasis sin precedentes en "proteger a los más vulnerables de la sociedad", y lo que podría significar para futuros programas en otros mercados emergentes con problemas como el Ecuador.

"Estamos muy conscientes, y también lo están las autoridades [argentinas], de que un aumento de la pobreza plantearía serios desafíos para lograr los objetivos del programa", dice Nigel Chalk, subdirector del departamento del hemisferio occidental del FMI.

La inflación, que ahora alcanza más del 50 por ciento anual, jugó un papel clave para elevar el nivel de pobreza hasta el 32 por ciento de la población para fines de 2018. Es aproximadamente el mismo nivel que cuando Macri tomó el poder en 2015. A pesar de que había caído a 25.7 por ciento a mediados de 2017, el año pasado se disparó nuevamente gracias a la crisis monetaria. En respuesta este mes, el gobierno amplió un controvertido programa de control de precios a 60 productos "esenciales", principalmente alimentos, para suavizar el impacto de los aumentos de precios para los consumidores.

El programa del FMI en Argentina es el primero en incluir explícitamente medidas que proporcionan un colchón para el gasto social al permitir que el país supere los objetivos de déficit fiscal acordados con el fondo para gastar más en asistencia social.

De hecho, la tercera revisión del FMI de su programa con Argentina publicada el viernes confirmó que se incluirán más medidas, mientras que el límite del gasto social se incrementará de 0.2 a 0.3 por ciento del producto interno bruto.

Pero la creciente pobreza podría impulsar lo que Chalk llama "una recalibración del gasto social para proporcionar más espacio para que el gobierno actúe para proteger a los pobres".

El riesgo, reconocen los funcionarios, es que si el gobierno no logra reducir el déficit lo suficiente debido al gasto social adicional, los mercados podrían sentirse ansiosos de que el ajuste fiscal de Argentina no esté sucediendo tan rápido como cree que es necesario. Eso podría obligar a Argentina a buscar más deuda externa para cubrir el déficit fiscal de lo que originalmente se esperaba, hasta un punto en el que su carga de deuda podría volverse insostenible.

“Hasta ahora, los mercados han sido bastante indulgentes [desde la crisis del peso el año pasado]. Ellos entienden las compensaciones. Sería trágico, y más que un poco irónico, si Cristina reapareciera porque el mercado estaba exigiendo un ajuste demasiado severo ", dice un inversionista, refiriéndose a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Puede que no sea del todo malo. A pesar de las preocupaciones sobre lo que sucedería con el programa del FMI en caso de una victoria para la Sra. Fernández, quien se espera que participe en las elecciones, su ex ministro de economía, Axel Kicillof, se reunió en secreto con funcionarios del FMI recientemente y les aseguró que Cristina Fernández en el gobierno continuaría con el programa.

Tales preocupaciones están lejos de la mente de muchos argentinos, dado que viven en el segundo país más miserable del mundo, según Steve Hanke, un economista de la Universidad Johns Hopkins que publica un "índice de miseria" anual, que mide Paro, inflación y tasas de interés.

El pobre desempeño de Argentina en el ranking de 95 países, que solo está superado por la crisis de Venezuela, es un resultado directo de la inflación causada por la crisis monetaria del año pasado, dijo el Sr. Hanke.

En su defensa, los funcionarios señalan que las estadísticas de pobreza no reflejan avances cualitativos, tales como mejorar el acceso a los empleos al hacer que los programas sociales sean más eficientes; nuevos desagües para 2,5m de personas; más escuelas para niños; pavimentación de carreteras en barrios marginales; menores tasas de homicidios; y lucha contra el narcotráfico.

"Claro, el gobierno ha hecho algunas cosas por las que tal vez no obtiene suficiente crédito", admite Paz Marcano, quien cocina en un comedor de hacinados en Buenos Aires. "Pero cuando no puedes darte el lujo de alimentar a tus propios hijos adecuadamente, se te puede perdonar por olvidar".

Nota Original

Boletín de noticias