¿Por qué no hacen algo? 50 años de Stonewall Inn

Genero 28 de junio de 2019 Por
Mezzanine_672

Por Lupe Victoria Tangir Farres /  Radio Wicca

El 28 de Junio de 1969, en Stonewall Inn, un bar situado en Greenwich Village (Nueva York) manejado por la mafia neoyorquina, tuvo lugar la resistencia más heroica contra una redada policial. Se trataba de uno de los pocos bares que albergaba a gays, lesbianas, trans, travestis y toda persona que se sintiese marginada por su orientación sexual. Quizá se están preguntando a qué me refiero con “resistencia heroica”. Pues bien, no era la primera vez que la policía irrumpía en el lugar para ejercer la fuerza, pero esta vez algo particular sucedió: lxs concurrentes dijeron BASTA.

Situémonos en el escenario de los años 50 y 60. Primero y principal, los actos homosexuales eran ilegales. No pongan caras de sorprendidos que hay países donde,  aún al día de hoy, sigue siéndolo. Por otro lado, recordemos que lxs homosexuales estaban catalogadxs como enfermxs mentales. Lxs ingresaban a hospitales psiquiátricos para realizarles diversas prácticas “sanadoras”. Se afirmaba que la lobotomía o la esterilización curaban la homosexualidad.

Estos dos detalles, la imputación de ilegalidad y morbilidad, hicieron de esas décadas tiempos de oscura persecución. 

Las redadas policiales en los bares gays eran cotidianas, dado que durante la década de los 60 contaban con el beneplácito del “sistema”. Pero en aquél día de 1969 perdieron el control ante la resistencia de lxs asistentes. Este hecho habilitó a que se generen en los tiempos sucesivos diferentes acciones que no pararon hasta lograr la organización de grupos activistas que dieron comienzo a lo que sería el gran movimiento LGTBI.

Hace cincuenta años

En la madrugada del 28 de Junio, cuatro policías de civil ingresan a Stonewall Inn a chusmear cómo estaba de concurrida esa noche. Un rato después, ingresan otrxs policías, ya uniformadxs, que a los gritos anuncian su presencia. Estxs aguafiestas apagan la música y prenden las luces. Se sentía un desconcierto en el aire, pues no todxs lxs presentes habían estado antes en una redada policial. La yuta (siempre la yuta)  bloquea puertas y ventanas para que nadie pueda salir. El procedimiento era igual casi siempre: ponían a todxs en filita y a lxs que estaban vestidos de mujer lxs metían en el baño para que lxs revise una mujer poli y verifique su sexo. Si eran hombres vestidos de mujer los llevaban presos. Pero aquí está la cuestión: todxs lxs presentes se negaron, las travestis no quisieron ir al baño y lxs demás se negaron a mostrar identificación. Entonces la policía decidió meterlxs a todxs presxs.

¿No será mucho doscientas personas en la comisaria? Si, puede ser. Bueno, soltemos un par. Entonces liberaron a una cantidad considerable.

La policía habrá pensado: “Estos homosexuales seguro que salen corriendo y llorando”.

No señor oficial. Nos quedamos acá en la puerta ¿Qué te parece eso?

La gente liberada se quedó en la puerta y pronto comenzó a amucharse más y más. Uno gritó:

- ¡PODER GAY!

Un policía le pega a una mujer. Ésta responde hacia la gente que estaba allí:

- ¿No van a hacer nada?

Todxs empiezan a tirar botellas de birra y de pronto ¡Todo se descontroló!

Este fue el principio de una noche donde realmente se plantaron para decir NO ante la represión. Y no sólo policial, sino estatal y hasta mundial. El acontecimiento marcó un antes y un después en la lucha por los derechos LGTBI.

Un año después,  el aniversario se celebró realizando la primera Marcha de Orgullo Gay de la historia.  A medida que pasaron los años se fueron sumando más estados y por último llegamos al año 2019 con una marcha anual a la que muchos países se adhieren reivindicando los derechos conquistados por la comunidad.
Es importante destacar que aún se sigue en la lucha. Hablamos de algo que sucedió hace cincuenta años y que generó el comienzo de una forma diferente de plantarse ante el mundo. Pero increíblemente, hay en la actualidad once países que aún castigan con la muerte a las relaciones homosexuales y en uno de cada tres países del mundo la homosexualidad es ilegal (cifra brindada por la Asociación Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales).
Estamos hablando de personas. De que cada cual goce con libertad su sexo biológico, su orientación sexo afectiva, su identidad sexual o su rol de género.
Nos llamo a la reflexión. Nos insto a peguntarnos qué podemos hacer cada unx desde nuestro lugar, citando nuevamente a aquella mujer que al grito de: “¿Por qué no hacen algo?”, despertó a todxs en aquella redada histórica.

“Marsha P. Johnson, que fue una mujer transgénero afroamericana y activista del colectivo LGTB, muy popular en el ambiente artístico de la ciudad de Nueva York, hasta la década de los 90, y una de las musas de Andy Warhol. Junto a su amiga Sylvia Rivera, en los años 70, fundó la STAR –Street Transvestite Action Revolutionaries-, que brindaba apoyo a jóvenes drag queens, a las mujeres trans y a cualquiera que por aquel entonces se considerase “deshecho social” y se encontrase en la calle. Mantuvo siempre una presencia visible en las marchas a favor del colectivo y otras acciones políticas consideradas radicales en el momento y los últimos años de su vida los dedicó a la lucha contra el VIH, antes de morir” (Fuente: lametropolidelasmujeres.wordpress.com)

Boletín de noticias