Gómez fue trasladada a la comisaría de la policía porteña ubicada en la estación Boedo de la línea E del subte, acusada de “resistencia a la autoridad y desacato”. Distintos colectivos feministas y por la diversidad convocaron a manifestarse a ese lugar y pasadas las 21 lograron que se ordene la liberación de la joven.